viernes, 20 de abril de 2018

tu nombre se te ha perdido

Tu nombre se te ha perdido
pero el mundo acude
y te ofrece bella variedad.
Agitas la cabeza y niegas
pero tu amado
encontró una vez la aguja en tu pajar.
Escuchas: él ya te llama.



lunes, 16 de abril de 2018

Dora

Bajo el sombrero de paja cuyo entramado filtraba el sol sobre su frente

miraban,  taladrando ingenuamente, unos ojos oscuros como la zarzamora.

Querías defender en silencio la oscura lluvia de pecas de tu rostro.

Pero a veces no pensabas en ello y te reías.



sábado, 7 de abril de 2018

the meaning of me

As I take to toil in hand
The finer points of pen
Deeper I delve
Into the meaning of me

Wherein

I shall call to it
And it shall come
The meaning of me
It shall come



martes, 3 de abril de 2018

The Antigone poems


This voice
Is afraid to speak.

 
Afraid
Of the brutal metal
Of its words

 
Words that scrape
Words that scar
Words that have no peace

 
If I utter this voice
This great
Aching scream

 
Its horror will echo forever


sábado, 31 de marzo de 2018

Perdita

If I had a daughter, I would name her Perdita.
Of course, the time when I could have a daughter is long
gone.
But that name, the lost one, calls to me tonight.
Like Anita, and Rita, and Jacquita, Lolita, Florita, it is Latin and
lovely
but it’s lost, too.
So my lost eggs, long ago shriveled up,
and lost nest, more recently, fried by radiation.
Perdita, your name wouldn’t go well with my last name,
or the names of any of the men I would have married,
but you are the lost one,
the invisible one,
the one I never would have had the patience
to toilet train, to least train like a puppy,
to train like a stubborn adolescent.
Never meant to be  a mother,
today, more than old enough to be a grandmother,
I think of long lost tempests,
and you.


miércoles, 21 de marzo de 2018

señor del pandero

¡Eh, señor del pandero, tócame una canción!
No tengo sueño, ni sitio adonde ir
¡Eh, señor del pandero, tócame una canción!
Con el tintineo de la mañana seguiré tus pasos

Sé que el imperio de la noche ha vuelto a ser arena
Se desvaneció entre mis dedos
Me dejó aquí a ciegas, pero todavía despierto
Mi cansancio me maravilla, mis pies están marcados
No hay nadie a quien ver
Y la vieja calle vacía está demasiado muerta para soñar

¡Eh, señor del pandero, tócame una canción!
No tengo sueño, ni sitio adonde ir
¡Eh, señor del pandero, tócame una canción!
Con el tintineo de la mañana seguiré tus pasos
(...)
Llévame oculto entre las vaporosas volutas de mi mente
Por las brumosas ruinas del tiempo, más allá de las hojas heladas
De los árboles que tiemblan hechizados, hasta la playa ventosa
Lejos de la pena loca que se retuerce para darme caza
Sí, danzar bajo el cielo diamantino y saludar con una mano libre
perfilado por el mar, cercado por las arenas del circo
Con toda memoria y todo destino hundidos bajo las olas
Deja que olvide el hoy hasta mañana

¡Eh, señor del pandero, tócame una canción!
No tengo sueño, ni sitio adonde ir
¡Eh, señor del pandero, tócame una canción!
Con el tintineo de la mañana seguiré tus pasos


sábado, 10 de marzo de 2018

¡Soy nadie! ¿Tú quién eres?

¡Soy nadie! ¿Tú quién eres?
¿Eres – Nadie – también?
¿Ya somos dos, entonces?
¡No lo digas! podrían
descubrirnos – ya sabes.

¡Qué fastidio – ser – Alguien!
Tan público – lo mismo que una Rana, –
decir tu nombre – todo el mes de Junio –
A un pantano pasmado!