lunes, 31 de diciembre de 2012

siempre


Comenzamos una conversación
se parte por la mitad.
Comenzamos a construir un muro
no nos dejan terminarlo.
Y nuestra canción, partida.
Todo lo acaba el horizonte.
Por encima de las lonas pasan a manadas las
estrellas
a veces cansadas, a veces amargas, sin embargo
seguras
por sus caminos, y por los nuestros.
Y el día, hasta el más injusto, te deja en el
bolsillo
una banderita azul y blanca de la fiesta de la mar,
te deja una bocanada de aire limpio
te deja en la vista la gracia de los ojos
que miraban contigo la misma piedra,
que repartieron por igual el mismo dolor,
la misma nube, la misma sombra.
Todo lo hemos repartido, camaradas,
el pan, el agua, el cigarrillo, la pena,
y la esperanza.
Ahora podemos vivir o morirnos
sencillamente y con belleza –con mucha belleza-
igual que si abrimos una puerta a la mañana
y decimos buenos días al sol y al mundo




martes, 18 de diciembre de 2012

the footsteps of water



Life's a pleasant tradition.
Life's wing is as vast as death.
Life's a jump the size of love.
Life's not something,
we put on the mantel of habit
and forget.


It does not matter where I am.
The sky is always mine.
Windows, ideas, air, love,
earth, all mine.
Why does it matter if sometimes,
the mushrooms of nostalgia grow?

Let's take off our clothes.
Water is just a foot away.
Let's have a basket and
fill it up with all the greens
and all the reds.

We are not to comprehend;
the secret of roses, but maybe
swimming in the incantation of roses.
Or may be looking for
the song of truth
between the morning  glory,

sábado, 1 de diciembre de 2012

La memoria del sol


Yo nunca descarté
besar el muslo amargo.  Aun cuando veía
el vaho en la ventana tocar quise
tu cuerpo.  Qué importaba que las calles
de nieve se cubrieran y que blanca
la aldea se perdiera en el silencio
intacto del invierno.  Qué importaba
que el súbito derrame nos dejara
cerca insoportablemente
o  que permaneciera el cielo siempre
inmóvil y  que no encontráramos
en la neutralidad de las estrellas
un refugio.

del libro "Para un cuerpo perdido" 




lunes, 26 de noviembre de 2012

La poesía es un atentado celeste


Yo estoy ausente pero en el fondo de esta ausencia
Hay la espera de mí mismo
Y esta espera es otro modo de presencia
La espera de mi retorno
Yo estoy en otros objetos
Ando en viaje dando un poco de mi vida
A ciertos árboles y a ciertas piedras
Que me han esperado muchos años

Se cansaron de esperarme y se sentaron

Yo no estoy y estoy
Estoy ausente y estoy presente en estado de espera
Ellos querrían mi lenguaje para expresarse
Y yo querría el de ellos para expresarlos
He aquí el equívoco el atroz equívoco

Angustioso lamentable
Me voy adentrando en estas plantas
Voy dejando mis ropas
Se me van cayendo las carnes
Y mi esqueleto se va revistiendo de cortezas
Me estoy haciendo árbol Cuántas cosas me he ido convirtiendo en otras cosas...
Es doloroso y lleno de ternura

Podría dar un grito pero se espantaría la transubstanciación
Hay que guardar silencio Esperar en silencio




Poetry is a celestial transgression 


I'm not here but at the depths of this not being here
There is a waiting for myself
And this vigil is another way of being here a waiting
For myself to come back into myself 
While waiting I go out
Into other
Objects
In this going out I give away a little of my life
To certain trees certain stones
That have been waiting for me
All these years

Tired of waiting they have given up hope and fallen back
Into themselves

I'm not and I am
I'm not here and I am here
In a waiting
State
They wanted
My language
To express them
And I wanted theirs
To express
Them
And in this lay the mistake the great
Error

This pathetic state
Carving myself deeper into these plants
My clothes falling away from my bones
My bones reclothing themselves in bark
I'm beginning to feel like I've become
A tree I've been changing myself
Into so many other things how dolorous
How tender

I could cry out but this cry would frighten away the desired
Transubstantiation
Must keep silent Waiting completely
Silent

English version by Tom Clark.


martes, 20 de noviembre de 2012


oda a la abeja



Multitud de la abeja! 
entra y sale
del carmín, del azul,
del amarillo,
de la más suave
suavidad del mundo:
entra en
una corola
precipitadamente,
por negocios,
sale
con traje de oro
y cantidad de botas
amarillas.

Perfecta
desde la cintura,
el abdomen rayado
por barrotes oscuros,
la cabecita
siempre
preocupada
y las
alas
recién hechas de agua:
entra
por todas las ventanas olorosas,
abre
las puertas de la seda,
penetra por los tálamos
del amor más fragante,
tropieza
con
una
gota
de rocío
como con un diamante
y de todas las casas
que visita
saca
miel
misteriosa,
rica y pesada
miel, espeso aroma,
líquida luz que cae en goterones
hasta que a su
palacio
colectivo
regresa
y en las góticas almenas
deposita
el producto
de la flor y del vuelo,
el sol nupcial seráfico y secreto!





Multitud de la abeja!
Elevación
sagrada
de la unidad,
colegio
palpitante!
Zumban
sonoros
números
que trabajan
el néctar,
pasan
veloces
gotas
de ambrosía:
es la siesta
del verano en las verdes
soledades
de Osorno. Arriba
el sol clava sus lanzas
en la nieve,
relumbran los volcanes,
ancha
como
los mares
es la tierra,
azul es el espacio,
pero
hay algo
que tiembla, es
el quemante
corazón
del verano,
el corazón de miel
multiplicado,
la rumorosa
abeja,
el crepitante
panal
de vuelo y oro!
Abejas,
trabajadoras puras,
ojivales
obreras,
finas, relampagueantes
proletarias,
perfectas,
temerarias milicias
que en el combate atacan
con aguijón suicida,
zumbad,
zumbad sobre
los dones de la tierra,
familia de oro,
multitud del viento,
sacudid el incendio
de las flores,
la sed de los estambres,
el agudo
hilo
de olor
que reúne los días,
y propagad
la miel
sobrepasando
los continentes húmedos, las islas
más lejanas del cielo
del Oeste.
Sí:
que la cera levante
estatuas verdes,
la miel
derrame
lenguas
infinitas,
y el océano sea
una
colmena,
la tierra
torre y túníca
de flores,
y el mundo
una cascada,
cabellera,
crecimiento
incesante
de panales!

viernes, 16 de noviembre de 2012

Elejía a Ramón Sijé

                                Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.
Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.
Volverás a mi huerto y a mi higuera;
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
Alegrarás la sombra de mis cejas,
y en tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.



miércoles, 14 de noviembre de 2012

Now she dwells here


It was the work of fortune
which brings joy and not pain only.
But can a winged thing become less?

She lived on e. 75th street
to speak plainly.

I mean: in the divisiveness of love
two people pass through
the same instant separately


for all their awareness sighs
for life and not for each other
but in doing that it does.





lunes, 12 de noviembre de 2012

El guante que llevas

El guante que llevas
no puedes examinarlo
por dentro.
Tienes que quitártelo
volverlo al revés
entrada la noche
en la estrecha habitación
ya que todo el día habrás saludado
a propios y extraños
con la mano desnuda.





martes, 6 de noviembre de 2012

Tengo la sabiduría del condenado a muerte


Tengo la sabiduría del condenado a muerte:
No tengo cosas que me posean.
He escrito mi testamento con mi sangre:
“¡Confiad en el agua, moradores de mis canciones!”.
He dormido ensangrentado y coronado con mi mañana...
He soñado que el corazón de la tierra era mayor que
Su mapa
Y más claro que sus espejos y mi cadalso.
He creído que una nube blanca me
Ascendía,
Como si yo fuera una abubilla con el viento por alas.
Y al alba, la llamada del sereno
Me despierta de mi sueño y de mi lenguaje:
Vivirás en otro cadáver.
Modifica tu último testamento.
Se ha retrasado la fecha de la segunda ejecución.
¿Hasta cuándo?, pregunto.
Esperaré a que mueras más.
No tengo cosas que me posean, respondo,
He escrito mi testamento con mi sangre:
“¡Confiad en el agua,
moradores de mis canciones!”
Y yo, aunque fuera el último,
Encontraría las palabras suficientes...
Cada poema es un cuadro.
Pintaré ahora para las golondrinas
El mapa de la primavera,
para los que pasan por la acera, el azufaifo
y para las mujeres el lapislázuli...
El camino me llevará
Y yo le llevaré a hombros
Hasta que las cosas recobren su imagen
Verdadera,
Luego oiré lo genuino:
Cada poema es una madre
Que busca a su hijo en las nubes,
Cerca del pozo de agua.
“Hijo, te daré el relevo.
Estoy encinta”.
Cada poema es un sueño.




viernes, 2 de noviembre de 2012

Presencia hasta el final


Esta noche

un sueño extraño

abrirá el acceso a las palabras.

El viento tendrá algo que decir.

La manzana caerá

y rodando sobre las virtudes de la gleba nutricia

alcanzará la presencia de la ausente tierra de la noche.

El techo de una quimera se hundirá.

El ojo

verá la triste inteligencia de las plantas.

Una hiedra trepará

enroscándose a la visión de Dios.

El misterio desbordará.

Las raíces de la ascesis del tiempo

se pudrirán.

En el camino de las tinieblas

los labios proferentes del agua

emitirán destellos

y el corazón del espejo desvelará sus misterios.

Esta noche el hálito del Amigo

hará temblar el tronco de la esencia

esparciendo el asombro pétalo a pétalo.

En lo más recóndito de la noche

un insecto experimentará en su fuero interno

la fértil porción de la soledad.

En el interior de la palabra alba

el alba se elevará.



















lunes, 29 de octubre de 2012

quien tropieza


Quien tropieza
en el vacío
quien se agrieta
y dice:  yo
echa hojas
florece.
Así  luchamos.




miércoles, 24 de octubre de 2012

Alfonsina y el mar



Por la blanda arena que lame el mar
su pequeña huella no vuelve más,
un sendero solo de pena y silencio llegó
hasta el agua profunda.
Un sendero solo de penas mudas llegó
hasta la espuma.

Sabe Dios qué angustia te acompañó
qué dolores viejos, calló tu voz
para recostarte arrullada en el canto
de las caracolas marinas.
La canción que canta en el fondo oscuro del mar
la caracola.

Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llevando
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.


Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral
y fosforescentes caballos marinos harán
una ronda a tu lado.
Y los habitantes del agua van a jugar
pronto a tu lado.

Bájame la lámpara un poco más,
déjame que duerma nodriza en paz
y si llama él no le digas que estoy
dile que Alfonsina no vuelve.
Y si llama él no le digas nunca que estoy,
di que me he ido.






domingo, 21 de octubre de 2012

Dormiti mi nengre


Dórmiti mi nengre,
dórmiti ningrito.
Caimito y merengue,
merengue y caimito.

Dómiti mi nengre,
mi nengre bonito.
¡Diente de merengue,
bemba de caimito!

Cuando tu sia glandi
vá a sé bosiador...
Nengre de mi vida,
nengre de mi amor...

(Mi chiviricoqui,
chiviricocó...
¡Yo gualda pa ti
taja de melón!)
Si no calla bemba
y no limpia moco
le va′ abrí la puetta
a Visente e′ loco.

Si no calle bemba,
te va′ da e′ gran sutto.
Te va′ a llevá e′ loco
dentre su macuto.
Ne la mata ′e güira
te ñama sijú.
Condío en la puetta"
etá e′ tatajú...
Dórmiti mi nengre,
cara ′e bosiador,
nengre de mi vida,
nengre de mi amor.
Mi chiviricoco,
chiviricoquito.
Caimito y merengue,
merengue y caimito.
A′ora yo te acuetta
′la ′maca e papito
y te mese suave...
Du′ce... depasito...
y mata la pugga
y epanta moquito
pa que droma bien
mi nengre bonito... 

sábado, 13 de octubre de 2012

La higuera


Porque es áspera y fea,
porque todas sus ramas son grises,
yo le tengo piedad a la higuera.

En mi quinta hay cien árboles bellos:
ciruelos redondos, 
limoneros rectos
y naranjos de brotes lustrosos.

En las primaveras,
todos ellos se cubren de flores
en torno a la higuera.

Y la pobre parece tan triste
con sus gajos torcidos que nunca
de apretados capullos se visten...

Por eso,
cada vez que yo paso a su lado,
digo, procurando
hacer dulce y alegre mi acento:
-Es la higuera el más bello
de los árboles en el huerto.

Si ella escucha,
si comprende el idioma en que hablo,
¡qué dulzura tan honda hará nido
en su alma sensible de árbol!

Y tal vez a la noche,
cuando el viento abanique su copa,
embriagada de gozo, le cuente:
-Hoy a mi me dijeron hermosa.

Juana de Ibarbourou

miércoles, 10 de octubre de 2012

We do not know the time we lose




  We do not know the time we lose
The awful moment is
And takes its fundamental place
Among the certainties —

A firm appearance still inflates
The card — the chance — the friend —
The spectre of solidities
Whose substances are sand —


 ...............

No sabemos el tiempo que perdemos -
El espantoso momento está
Y toma su esencial lugar
Entre las certidumbres; -

Una firme apariencia aún distiende

El naipe, la suerte, el amigo,
El espectro de la estabilidad
Cuya sustancia es arena.










miércoles, 3 de octubre de 2012

La gringuita

¡ Güeno que era relinda la Gringuita,
la hija mayor de mi patrón don Otto!
Hilda de nombre, y por cariño Lita.
¡rubiecita, señor, y más bonita!...
Entuavía recuerdo el alboroto
que producía en la gallá e la hacienda
verla pasar, encabritando el pingo,
una mano en la huasca, otra en la rienda,
chaqueta larga y pantalón de gringo.
Era más de a caballo
que cualquiera e nosotros, y en la vara
ni el más pintao la paraba el gallo.
¡y cuidao con que alguien le faltara!
Una ocasión, por no sé qué diablura,
a un futre santiaguino
se le jué al bulto, y, sin perder el tino,
lo sacó liempiecito e la montura.
Toititos la queríamos ¡Por ésta!
Más de menos la echábamos que el vino
en los días de fiesta.
"¿Vendrá la patroncita"?
pensábamos, mirando p´al camino.
Yo me aniñaba mi sombrero e pita,
otro el núo, el pañuelo en la garganta,
y otro , por no ser menos,
se golpeaba las botas con la manta
o se tantiaba los bolsillos llenos...
A lo mejor llegaba ¡Qué alegría!
En plena carretera
remataba el caballo. Se ponía 
de un salto en pie como una maromera
y dándome las riendas se reía.
Les pasaba la mano a las mujeres
que solían estar en sus quehaceres,
y a nosotros los hombres,
nos saludaba a todos por los nombres:
Juan, Perucho, Mañungo, el ñato Mieres...
Sacando su petaca de labores,
nos convidaba a toos. -Yo no fumo-
le icía yo. -Pues esos son los piores-
me replicaba. s`iba pa una esquina
y con la pierna arriba, echando humo,
estaba pa comérsela la indina...
Sonaba la vihuela
y el acordión. Y al tiro,una tonaa
y otra, de ésas el tiempo de mi abuela,
con más malicia que una limonaa
y con más sal y ají que una cazuela.
Y venía la ronda
de copas en honor de la Gringuita,
que era, para el trago,
como tirá con honda.
(¿Porqué extrañarse? Ella era señorita
y seguía las moas de Santiago)
Después ¡Quién dijo mieo!
Que venga un deca y otro media deca...
Es una gallina el que se l´entra el habla...
Y al compás del puntiao y del rajeo,
sacaba a relucir la zamacueca
sus remolinos de chiquilla diabla.
Y sacarse los guantes
y apretarse la cincha,
y alzarse, guasamacos, los tirantes.
¡porque aquí viene la de pata en quincha!
Y en los rodeos y corriendo vacas
en su yegüita Perla,
ella, sin aspavientos ni alharacas,
de corral en corral o en campo raso,
daba mil gustos verla
portarse mesmamente como un huaso.
¡Si era la número uno
pa colocarle a una vaquilla un lazo
o pillar un toruno!
Pasó el tiempo. Se jué la señorita
a vivir a Santiago.
Jué pa toos la pena parejita..
Jué tan grande la pena
que, por darnos al trago,
casi echamos al diablo la faena.
Como al año supimos
que ella paraba en casa de unos primos
con muchos billes...Y, entre copa y copa,
en el diario leímos
que se había casao y s´iba pa Europa
Y hasta vimos el grupo el casamiento
con su acompañamiento:
ella, de velo y tupición de azahares,
él la mar de contento...
¡Y onde no lo iba a estar, si se llevaba
la flor de estos lugares!
¡La luz pa nosotros rebrillaba
como estrellita e gloria!
(Ejeme hacer memoria.
Como caa uno aprecie lo que tiene
póngame atención, porque aquí viene
lo mejor de la historia)
El marío era el tigre e celoso
y se supo que un día,
hecho un loco furioso
(éjeme desahogarme en un suspiro)
por sí no lo quería o lo quería,
sin darle tiempo a naa, peló el bufoso
¡y la mató de un tiro!
..................................
que por qué estoy aquí. Por poca cosa,
Se hablaba en un chinchel lo sucedido,
y un forastero bocón, tirando prosa,
se permitió decir que misiá Lita
tuvo su merecío,
porque era una......¡Señor! ¡Mi patroncita!
Ey no más llegó. Clavé la espuela.
Lo llamé por su nombre y su mal nombre,
le saqué a relucir la parentela, 
y como quiso hacerse al aniñao,
le desafié a peliar, y de hombre a hombre
le cosí a puñalás por deslenguao
Ni me arranqué ni me escondí. Juí preso
¿pa qué andar con engaños?
me siguieron proceso
y convicto y confeso
me salió veinte años......
soy un reo, un penao.....¿y que hay con eso?