martes, 29 de octubre de 2013

Anoche, cuando dormía

Anoche, cuando dormía,
soñé ¡bendita ilusión!,
que una fontana fluía
dentro de mi corazón.
Di, ¿porqué acequia, escondida
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
en donde nunca bebí?
Anoche, cuando dormía,
soñé ¡bendita ilusión!,
que una colmena tenía
dentro de mi corazón
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.
Anoche, cuando dormía,
soñé, ¡bendita ilusión!,
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.
Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.
Anoche, cuando dormía,
soñé, ¡bendita ilusión!,
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón


sábado, 26 de octubre de 2013

despecho

¡Ah, qué estoy cansada! Me he reído tanto,
tanto, que a mis ojos ha asomado el llanto;
tanto, que este rictus que contrae mi boca
es un rastro extraño de mi risa loca.
Tanto, que esta intensa palidez que tengo
(como en los retratos del viejo abolengo)
es por la fatiga de la loca risa
que en todo mi cuerpo su sopor desliza.
¡Ah, qué estoy cansada! Déjame que duerma;
pues, como la angustia, la alegría enferma.
¡Qué rara ocurrencia, decir que estoy triste!
¿Cuándo más alegre que ahora me viste?
¡Mentira! No tengo ni dudas ni celos,
ni inquietud, ni angustias, ni penas, ni anhelos.
Si brilla en mis ojos la humedad del llanto,
es por el esfuerzo de reírme tanto...

Despecho - Juana de Ibarbourou


miércoles, 2 de octubre de 2013

medios

Hay diminutas formas de castigo
en la conciencia cotidiana.
El tiempo que demoro en responderte
es un ejemplo. Mínimos
poderes del Estado en la retina.
Minucias de un corrupto ejecutor
de entuertos personales.
Cuánta neutralidad mostraste luego
a mi sonrisa -apenas esbozada-
es otro ejemplo. Y es que usamos
idiomas entendidos en divorcios:
la grandilocuente publicidad
para decir que nos amamos;
la letra chica, astuta,
para aclarar la oferta.

Christian Anwandter - Colores  descomunales