domingo, 26 de enero de 2014

Los kaki

Pájaros arrullándose a sí mismos
en el subido rubor de la trompeta
allí, Señor, me convocas
para el ángelus naranjo
con el arcángel dorado
al resplandor de la tierra

trompos dormidos en tu mano
Señor de los áureos girasoles,
soñando
en su girar sin tiempo
el ocaso del árbol
que es mi propio cuerpo,

lágrimas del crepúsculo
que llora de emoción
porque muriendo
a Ti más se acerca;
son
los kaki
prontos ya a resbalar
por el rostro encantado del espacio
que aprisiona
el alma enfrutada de la Tierra,

allí
te estoy orando Señor
aún
cuando caigan a la tierra
mirando estarán el cielo azul
del otoño de Temuco.
Allí,Señor te ruego ahora
y en la hora
de los kakis dorados
hacia fines del ocaso y
comienzo de la aurora.

Poesías religiosas - Yosuke Kuramochi O.


No hay comentarios:

Publicar un comentario