viernes, 4 de abril de 2014

niñez

las cortinas acarician
de puntillas el alféizar,
rechina el techo de zinc
al azote  veraniego,
mientras las paredes crujen
con el puelche del estío
una voz lejana llama
"niños el té está servido"