jueves, 28 de mayo de 2015

el cigarrito

Voy a hacerme un cigarrito,
acaso tengo tabaco,
si no tengo de 'onde saco,
lo mas cierto es que no pito

Ayayay me querís,
ayayai me querís,
Ayayayi

Voy a hacerme un cigarrito
con mi bolsa tabaquera,
lo fumo, botó la cola,
y recójala el que quiera

Ayayay me querís,
ayayai me queris
Ayayay

Cuando amanezo con frío,
prendo un cigarro de a vara,
y me caliento la cara,
con el cigarro encendido

Ayayay me querís,
ayayai me queris
Ayayay


lunes, 25 de mayo de 2015

conversación en la montaña

¿Me preguntas por qué habito
en estas colinas verde jade?
Yo sonrío. No hay palabras para expresar
el sosiego de mi corazón.
¡Que fascinante la flor del melocotón
arrastrada por la corriente del agua!
Aquí vivo en otro reino
más allá del mundo de los hombres.


sábado, 16 de mayo de 2015

un domingo en el cielo

¡nos juimos pa'l cielo, m'hijito!

Día domingo en el cielo
Hicieron unas fiestitas
Pa' celebrar el cumpleaños
De santa Juana bendita.

Permiso les dio el Señor
Por ser un día feria'o,
'taba cerrada la gloria,
También el limbo cerra'o.

Al medio de aquel festejo
Como abejita en la rosa
San Lucas se hace turumba
Bailando la  refalosa.

En el jardín del Edén
Suspira santa Teresa
Con una copa en la mano,
Parece que de cerveza.

De lejos sentía el amo
Fragancia de chicha cru'a,
Pa' sus adentros pensaba
"qué fiesta tan macanú'a".

Una santa cuarentona
Reparte los bizcochuelos.
Por uno que le reciben
Cuatro le botan al suelo.

San Miguel y santa Rosa
Bailaban con dos pañuelos,
En cada paso que daban
Pisaban los bizcochuelos.

Propone la Magdalena
Jugar a los disfraza'o.
La idea fue recibí'a
Con un aplauso cerra'o.

Llorando la borrachera
Se presentó Jeremías
Con la pistola en la mano,
Vestido de policía.

El labrador san Isidro
Que es el patrón de las aguas,
Pa' hacer reír a la gente
Se disfrazó de paraguas.

La fiesta sube que sube,
Con too'a tal chimuchina
Igual que en el gallinero
Cuando ponen las gallinas.

Aquí llegó el Padre eterno
Pa' levantar el permiso.
Fue tanta su turbación
Que clausuró el paraíso.




jueves, 14 de mayo de 2015

la lluvia

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante.

Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe.

La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne.

El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales.

Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre.

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.

¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
la que llorosa y triste sobre las cosas caes!

¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
Cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentagrama sin clave.

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarte.

¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante;
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje! 







sábado, 9 de mayo de 2015

MMDCCXIII 1/2

The cruelty of ages past affects us now
Whoever it was who lived here lived a mean life
Each door has locks designed for keys unknown

Our living room was once somebody's home
Our bedroom, someone's only room
Our kitchen had a hasp upon its door.

Door to a kitchen?

And our lives are hasped and boundaried
Because of ancient locks and madnesses
Of slumlord greed and desperate privacies

Which one is madness? Depends on who you are.
We find we cannot stay, the both of us, in the same room
Dance, like electrons, out of each other's way.

The cruelties of ages past affect us now




domingo, 3 de mayo de 2015

el necio

Para no hacer de mi icono pedazos,
para salvarme entre únicos e impares,
para cederme un lugar en su Parnaso,
para darme un rinconcito en sus altares
me vienen a convidar a arrepentirme,
me vienen a convidar a que no pierda,
mi vienen a convidar a indefinirme,
me vienen a convidar a tanta mierda.

Yo no sé lo que es el destino,
caminando fui lo que fui.
Allá Dios, que será divino:
yo me muero como viví.


Yo quiero seguir jugando a lo perdido,
yo quiero ser a la zurda más que diestro,
yo quiero hacer un congreso del unido,
yo quiero rezar a fondo un hijonuestro.
Dirán que pasó de moda la locura,
dirán que la gente es mala y no merece,
mas yo seguiré soñando travesuras
(acaso multiplicar panes y peces).

Dicen que me arrastrarán por sobre rocas
cuando la Revolución se venga abajo,
que machacarán mis manos y mi boca,
que me arrancarán los ojos y el badajo.
Será que la necedad parió conmigo,
la necedad de lo que hoy resulta necio:
la necedad de asumir al enemigo,
la necedad de vivir sin tener precio.